Dos innovadores sistemas para mejorar la seguridad vial desarrollados por jóvenes españoles


Que la innovación no entiende de edad es algo que conocen muy bien en Estados Unidos, donde varios de sus principales empresarios comenzaron a dar sus primeros pasos a una edad muy temprana, desarrollando productos y sistemas innovadores que cubrían demandas no resueltas hasta la fecha.

En España, a pesar de que no siempre seamos capaces de valorarlo, también contamos con un importante potencial de jóvenes preparados, imaginativos y audaces, capaces de pensar soluciones originales a problemas del día a día.

Hoy vamos a presentar en Tecnocarreteras dos proyectos innovadores, que pueden resultar de gran utilidad para mejorar la seguridad vial en las carreteras, y que cuentan con el nexo común de haber sido ideados y desarrollados por estudiantes.

Primero tenemos que ir a Argentona, donde tres estudiantes de la ESO han desarrollado un sistema de seguridad vial para peatones sordociegos, que ya ha recibido el reconocimiento de la ONCE.

El proyecto, que han denominado VST (acrónimo de Visión, Sociedad y Tecnología), permite cambiar el semáforo de rojo a verde cuando un sensor colocado en la parte final de la acera detecta el bastón de rastreo del invidente. Cuando el semáforo pasa a color verde (acción que puede no ser automática, si no es posible ponerlo en verde por cualquier circunstancia), el bastón también recibe una vibración, para que su dueño sepa que puede cruzar sin problemas. Como indican sus creadores, el sistema también está pensado para los cruces sin semáforos, donde se ha ideado un sistema de luces que avisa a los conductores para que estén alerta por el posible paso del peatón.Al final de este artículo, mostramos un vídeo explicativo de este sistema.

También queremos dar a conocer en este artículo la innovación desarrollada por cuatro estudiantes alaveses para crear pasos de cebra inteligentes. El sistema de estos cuatro amigos consiste en un sensor colocado al inicio del paso de cebra, que permite detectar al peatón que va a cruzarlo, poniendo en marcha el sistema que luego activa unas señales luminosas. El objetivo es que estas señales avisen a los conductores, y eviten distracciones que luego causan atropellos.

Dos proyectos novedosos que demuestran que en España tenemos potencial de sobra en nuestras Universidades. Ahora sólo toca crear las condiciones idóneas para conseguir que no se desaproveche todo este talento, y pronto podamos ver cómo los grandes empresarios y líderes del mañana han surgido de nuestro país.