Carreteras de sal para entornos desérticos


En Tecnocarreteras siempre nos mantenemos pendientes de los últimos avances que se dan en el campo de los materiales destinados a la pavimentación de carreteras. La reutilización de materiales de deshecho como plásticos o neumáticos permiten obtener mezclas bituminosas más económicas y respetuosas con el medio ambiente.

Pero hay algunos lugares del mundo en el que los materiales usados para la creación de firmes pueden resultarnos totalmente impactantes. El Doctor en Ciencias Biológicas Juan José Ibáñez nos cuenta en su blog este caso del desierto de Paracas en Perú. Las condiciones allí son muy particulares, las precipitaciones son casi inexistentes a lo largo del año y el terreno tiene un alto grado de contenido en sal.

Aprovechando estas circunstancias, la carretera que atraviesa este desierto está construida con sal. Aunque su aspecto parece de asfalto tradicional debido a que el tránsito de vehículos lo ha oscurecido, lo cierto es que el material sobre el que se rueda es sal compactada.

En los pocos casos en los que la lluvia hace aparición, el agua sirve para “reparar” de forma natural las grietas que se van produciendo sobre la superficie al disolver la sal y que ésta cristalice de nuevo con el sol y el calor.

Este es un gran ejemplo del uso de materiales alternativos y de aprovechamiento de los recursos existentes en el entorno. Está claro que esta solución no es aplicable a otros lugares en los que la lluvia frecuente disolvería la sal y salinizaría el entorno provocando daños, no solo a la carretera si no al medio ambiente. Pero allí, esa solución es mucho más económica, sostenible y eficaz que un asfalto común.

Según propone Juan José dejando volar su imaginación, las plantas desalinizadoras de agua de mar generan gran cantidad de salmuera que podría ser reutilizada para la construcción de estas infraestructuras en este tipo de ambientes determinados, consiguiendo a la vez, solucionar los problemas que acarrea la desalinización en el entorno marino y proporcionando material de construcción de carreteras en zonas apropiadas.