Monitorizando el tráfico gracias a la información obtenida de los dispositivos bluetooth de los vehículos


Recientemente se ha instalado entre los condados de Cobb y Fulton en Estados Unidos un novedoso sistema de monitorización del tráfico, basado en el reconocimiento de vehículos que integran algún dispositivo con bluetooth activado en el coche. El proyecto es muy similar al de “semáforos inteligentes” del que ya hablamos en su día en Tecnocarreteras.

Los dispositivos que integran el sistema de comunicación Bluetooth como teléfonos móviles, reproductores de música o sistemas de navegación utilizan para comunicarse de manera inalámbrica protocolos MAC (Media Access Control), cuyas direcciones son únicas para cada dispositivo, lo que lo convierten en un instrumento ideal para la identificación.

El sistema instalado consta de unos dispositivos que en la vía son capaces de detectar las direcciones MAC de los dispositivos móviles – con bluetooth activado –  que viajan en los vehículos que transitan por la vía. La información suministrada por las estaciones de toma de datos es enviada a los centros de control del tráfico (TMC) que pueden visualizar en sus pantallas en tiempo real los tiempos de viaje que emplean los vehículos que circulan por la vía y los movimientos y salidas tomadas por cada uno de ellos.

Con esta herramienta se ofrece al gestor de la carretera la información en tiempo real necesaria para ayudar a mantener el buen funcionamiento del tráfico. El sistema es capaz de ofrecer su velocidad media e información del rendimiento actual de la carretera, por lo que si se detectan velocidades medias, se puede investigar si existe alguna incidencia, y tomar las las medidas oportunas para corregirla.

El sistema ofrece mapas de las ubicación de los dispositivos activos (y los almacenados anteriormente), un panel de tiempos de viaje actuales y plazos previstos de desplazamientos entre estaciones de recepción de datos y herramientas interactivas para consultar los datos archivados.

Como diferencia fundamental con otros sistemas de monitorización de tráfico podemos resaltar su bajo coste de implantación y la conservación de la privacidad de los usuarios en sus rutas tomadas. Aunque las direcciones MAC son únicas no se realiza un seguimiento de los dispositivos entre la producción y la venta con lo que no hay manera de asociar la dirección a un usuario concreto, al contrario de lo que sucede en otras soluciones posibles como es el reconocimiento automático de matrículas.

Algunas de las aplicaciones que puede tener este sistema son:

  • Toma de datos velocidad en los tramos de carretera donde los sensores tradicionales no son prácticos como túneles y puentes.
  • Comparación en tiempo real entre las previsiones de los tiempos de viaje entre el origen y destino que permitan construir mejores patrones de planificación de viajes.
  • Ayudar a ajustar las secuencias semafóricas en entornos urbanos.
  • Identificación de incidentes y ubicación precisa de los mismos.