Reduciendo la presencia de animales en las carreteras


Si hasta hace poco las señales de precaución, y el ojo atento del conductor eran las únicas formas de evitar tener un accidente o atropellar a los animales que de forma imprevista aparecían por la calzada, el “sistema disuasor” de fauna pretende atajar el problema de raíz, evitando la aparición de estos animales.

El funcionamiento del sistema es sencillo, y cuentan con una gran efectividad, como ya se ha podido comprobar en los lugares que se ha implantado (en Aragón lleva varios años en funcionamiento).

Los “disuasores de fauna”, apelativo con el que se conocen, cuando detectan la luz de los vehículos, reflejan a su vez una luz roja que molesta y ahuyenta a los animales, evitando que pasen por la vía. Esta luz, indetectable para los conductores, desaparece cuando el vehículo ya ha pasado (permitiendo que los animales puedan cruzar en esos momentos).

El coste de estos sistemas ronda los 15.000 €, y existen diferentes modelos a implantar, en función del tipo de terreno (plano o inclinado), o la ubicación concreta de su instalación.

Como vemos, una solución sencilla para mejorar la seguridad de los conductores, y evitar atropellos innecesarios de animales.