París rediseña sus intersecciones pensando en los peatones y apoyándose en simulaciones informáticas


Después de una época en la que el urbanismo de las ciudades estaba pensado fundamentalmente para los vehículos, poco a poco vemos cómo la tendencia se está cambiando, y cada vez se tiene más en cuenta la comodidad de peatones y ciclistas en los nuevos modelos urbanos.

En esta línea va la ciudad más emblemática de Europa, París, que según leemos en la web www.fastcoexist.com, está iniciando un proceso de rediseño de sus intersecciones para que sean mucho más amigables a los peatones.

Conseguir que algunos de los principales reclamos de la ciudad, como la Plaza de la Bastilla, pasen de ser entornos contaminados a los que es complicado acceder por la abundancia de coches a ser zonas de fácil acceso, es el objetivo del ambicioso rediseño urbano pensado para peatones y ciclistas.

Aumentar el espacio para los peatones, las vías de acceso sin peligro, los elementos naturales como árboles, e incorporar mobiliario urbano como bancos, es un proceso que se está acometiendo en diferentes zonas de la capital francesa.

Los nuevos diseños de las intersecciones pretenden otorgar a los peatones al menos el 50% del espacio de la plaza, para lo cual se han tenido que quitar carriles de tráfico. Hay que tener en cuenta también un aspecto muy importantes, y significativo: Los nuevos rediseños se han realizado teniendo en cuenta datos reales sobre movilidad y tráfico, para buscar la fórmula más eficaz.

Empresas como Placemeter (una plataforma de “inteligencia urbana” que ayuda a cuantificar la cantidad de espacio público se utiliza y se necesita en función de la movilidad de peatones y ciclistas) ha colaborado con los responsables de la ciudad para simular diferentes escenarios y alternativas, combinando todo tipo de acciones (colocación de los elementos en diferentes zonas, días de elevado o escaso tráfico, etcétera), para obtener la mejor organización.