Priorizar las inversiones: Más dinero a conservación y menos a construcción de carreteras


Un interesante artículo del blog Citylab (“America’s Infrastructure Crisis Is Really a Maintenance Crisis“) vuelve a poner el foco en la necesidad que tienen los países más desarrollados de priorizar de una vez la conservación de carreteras respecto a la construcción de otras nuevas.

A pesar de que parece algo obvio, observando los partidas presupuestarias de alguno de los principales países del mundo, no se observa esa priorización de la conservación, por lo que resulta necesario volver a indicar los argumentos que demuestran la necesidad de apostar (o al menos, priorizar) la conservación de carreteras:

  • 1.- Construir agrava el problema del mantenimiento….
    • Una nueva carretera construida hoy, si no tiene la conservación y mantenimiento adecuada, será una carretera en mal estado, y por tanto peligrosa, en el día de mañana.
  • 2.- …. Y sin embargo, no resuelve el del tráfico
    • Como se explica claramente en el artículo “Explicando el curioso fenómeno de que aumentar las carreteras aumenta el número de vehículos en ellas pero no consigue mejorar el tráfico”, construir nuevas carreteras aumentaría el tráfico global, estimularía el uso del coche para nuevos conductores, sin conseguir mejorar el tráfico.
  • 3.- Construir es caro, pero mantener acaba siendo barato
    • Las enormes partidas económicas necesarias para construir nuevos tramos de carretera se deberían emplear en reparar, mantener, rehabilitar y mejorar las vías y puentes actuales.
    • Reparar a tiempo ahorra mucho dinero, estimándose que por cada € utilizado en el momento apropiado (conservación) permite ahorrar entre 5 y 10 € en reparaciones futuras.
  • 4.- Pocas cosas son más peligrosas para la seguridad que tener carreteras en mal estado
    • En países y lugares donde, además, la red viaria está muy extendida, lo que no se puede permitir es tener vías mal conservadas, con baches, grietas o problemas que dificulten la circulación.
  • 5.- Es fundamental anticiparse en la conservación de infraestructuras, ser capaces de resolver los pequeños problemas existentes a tiempo, evitando de esta forma acometer obras de mayor importancia y coste, que además puedan requerir trabajos que impidan la circulación.
    • Para esto, se antoja imprescindible contar con sistemas tecnológicos que permitan saber cómo se encuentran los diferentes elementos de la carretera (tanto relativos al inventario, como al propio firme), cuáles se deben reparar, y qué acciones son más eficaces a tomar en cada escenario.