Una aplicación móvil desarrollada por una niña de 11 años para evitar el uso del móvil cuando se conduce


Que las buenas ideas no están reñidas con la edad de sus impulsores, es algo que en Tecnocarreteras hemos comprobado en varias ocasiones. Si hace unos días dábamos a conocer el sistema para notificar atascos de tráfico uRlate, desarrollado por un joven español de 14 años, hoy nos hacemos eco de una noticia vista en “El Confidencial“, sobre una ingeniosa aplicación desarrollada por una niña de once años llamada Victoria Walker.

La aplicación móvil, presentada en un concurso de desarrolladores promovido por la empresa AT&T, pretende evitar el uso del teléfono cuando se conduce, con el objetivo de reducir distracciones y accidentes.

El funcionamiento de Rode Dog – nombre de la aplicación – consiste en una pequeña red social de usuarios “cercanos” al conductor (hermanos, padres, amigos), que detecta, a través del GPS, si el usuario está conduciendo, en cuyo caso no sólo comenzará a reproducirse un molesto sonido de ladrido de perro (para que cuelgue el móvil), sino que automáticamente enviará un mensaje a los usuarios de su red social, para que puedan afearle la conducta. Sin duda, un medio muy efectivo de evitar que lo vuelva a hacer de nuevo.

La original idea fue la ganadora del encuentro lo que le supuso ser agraciada con 20.000 dólares, que  Victoria empleará en materializar su idea y crear la aplicación para poder ser utilizada por cualquier usuario que se la descargue, por un pequeño precio.

Confiemos en que estos ladridos del Rode Dog nos recuerden que, al volante, el uso del móvil representa un peligro para todos.