Peajes urbanos, ¿lo veremos pronto en nuestras ciudades?


Muchas de las grandes ciudades del mundo están apostando desde hace unos años por la incorporación de peajes urbanos para acceder al centro de las mismas, sobretodo en horas punta, para reducir la circulación y la contaminación y como metodo de gestión de la movilidad.

Los ciudadanos, inicialmente, son siempre rehacios a la implantación de este tipo de medios de control del tráfico, puesto que supone variar sus costumbres de acceso y hacerles optar por el uso de los transportes públicos o bien tener que pagar las correspondientes tasas.

Por su parte, las administraciones municipales, que cuentan cada vez con menos recursos económicos encuentran en el uso de estos sistemas de peaje una vía para obtener ingresos. Si bien es cierto que los recursos así obtenidos deberían estar destinados a la adecuación y mejora de movilidad en el entorno urbano.

En el marco de la XII edición del Congreso ITS, la empresa TCESIDEL, S.A. expuso un análisis comparativo sobre los principales sistemas de peaje urbano existentes en algunas de las principales ciudades del mundo. Conociendo la experiencia de aquellas, pueden extraerse conclusiones pertinentes para su posible aplicación en nuestras ciudades.

Lo primero que se ha de tener en cuenta a la hora de establecer cómo aplicar las tasas es la habitualidad con la que los usuarios acceden a las zonas restringidas. Así podemos diferenciar entre:

  • Usuarios habituales: aquellos que por residencia o trabajo acceden diariamente a la zona restringida.
  • Usaurios ocasionales: aquellos cuyo acceso a estas zonas es esporádico.

Para los usuarios habituales se suelen ofrecer sistemas de pago previo, lo que les resulta más económico a la larga. Para los usarios ocasionales es para los que están diseñados los sistemas inteligentes de peaje urbano (pago diferido). Dependiendo de si se desea tarifar por tipo de vehículo, será necesario instalar dispositivos de reconocimineto “al vuelo” lo que puede incrementar notablemente el coste de implantación del sistema.

Dependiendo de las necesidades y de los recursos económicos disponibles pueden aplicarse distintas tecnologías. Obviamente, para que su aplicación sea viable y no suponga una perturbación en la marcha de los vehículos tendrán que ser peajes del tipo Free Flow, es decir, que no se necesite detener el vehículo para ser reconocido y poder aplicarle la tasa. En este sentido hay 2 grandes tipos de categorías Free Flow:

  • A) Los que reconocen la matrícula, denominados Video Tolling.
  • B) Los que reconocen un dispositivo instalado en el vehículo llamado Transponder que emite datos específicos de ese vehículo para poder ser reconocido.

Las diferencias entre las opciones más comunes implantadas son las siguientes:

  • Video Tolling: es el más sencillo y económico. Es utilizado para el peaje urbano del centro de Londres desde 2003. Se basa en el reconocimineto de matrícula. Es un sistema de bajo coste. Como desventaja el estado de las matrículas o la climatología afectan al reconocimiento de las matrículas lo que empeora la tasa de impagos.
  • OBU RFID 5,9: solución premium. Se instalan pórticos con antenas, scanernes láser y cámaras que proporcionan al sistema la información completa del coche y se detecta si tiene derecho de acceso. El coche debe llevar instalado un dispositivo para ser reconocido. El coste inicial es más caro que el anterior pero se reducen los impagos por no reconocimiento. Se aplica en la actualidad en Oslo.
  • Sticker 975: Sistema parececido al anterior pero de bajo coste. El dispositivo a instalar en el vehículo es mucho más barato y puede colocarse en la ventanilla como una pegatina. Hoy en día usado en ciudades como Foshan (China) o Bahía (Brasil).