El grave problema de los accidentes provocados por animales en las carreteras


La irrupción repentina de animales en la carretera, salvajes o domésticos “extraviados”, provoca cada año un importante número de accidentes, que junto con la mortalidad de la fauna asociada, obliga a tomar medidas adicionales a las tradicionales vallas o pasos de fauna en lugares conflictivos.

Entre las iniciativas seguidas para tratar de reducir este tipo de accidentes, destacamos dos tipos, que son complementarias:

    1.- Información de los lugares conflictivos o “puntos negros de accidentes por irrupción de animales”: Para contar con esta información actualizada, es necesario que los operarios de las carreteras dispongan de una herramienta conocida como Agenda de Vialidad, que les permita gestionar la vialidad de las mismas, y en la que puedan introducir todas las incidencias reportadas en la carretera, que deben ser resueltas. Esta información introducida tendrá una doble finalidad:    

  • Ofrecer a los responsables de la carretera el listado de incidencias que deben ser resueltas (para permitir que se pueda circular sin problemas por la vía), y los tiempos de resolución máximos, conforme a la carta de servicios de la Demarcación de Carreteras.
  • Mostrar un histórico de información (filtrado por fechas, operaciones, o diferentes elementos), donde se pueda dar a conocer los sitios problemáticos donde han ocurrido un mayor número de accidentes con animales. Esta información permitirá a los responsables de la carretera tomar las medidas necesarias en esas zonas para mejorar la seguridad, y servirá para que los conductores sepan las zonas donde deben extremar la precaución al conducir, por el riesgo de animales.
  • Una vez que se dispone de este tipo de información, se pueden desarrollar diferentes tipos de aplicaciones para ofrecérsela al usuario de una forma cómoda y útil. Por ejemplo, resulta muy interesante la aplicación móvil desarrollada por unos ingenieros de la Escuela de Ingeniería Forestal de Pontevedra, que avisa a los usuarios del coche cuando se acercan a zonas conflictivas (se trata de una aplicación móvil, que integrada con el navegador, detecta cuando el vehículo se encuentra cerca de los puntos problemáticos, y avisa automáticamente al conductor), para que aumente la vigilancia.

    2.- Avisos ante la presencia de animales en la carretera, que en este caso es una tecnología de Volvo (que todavía no ha visto la luz), cuyo objetivo es detectar a los animales que cruzan por la carretera, activando una alerta acústica para avisar al conductor en ese mismo momento. El sistema se compone de un sensor de radar y una cámara de infrarrojos, que permite localizar a los animales incluso en condiciones de poca visibilidad, como podemos ver en el siguiente vídeo: